La Clementina - Embotelladora en Don Torcuato

La Clementina

Made in Don Torcuato

Lo del agua por acá, no es cosa nueva.

La Clementina, una fábrica de agua y soda.

Haciendo un poco de historia, La Clementina empezó vendiendo soda, en envases de vidrio y con capuchones de plomo. Por entonces, los caminos eran de tierra y los repartos se hacían en chata y caballo. En esos tiempos, las napas estaban en buenas condiciones, el agua se extraía de pocos metros y era apta para su consumo.

Embotelladora La Clementina - Don Torcuato
La fábrica, fundada en 1957, fue la primera de su tipo en la zona. Luego, surgieron otras empresas familiares, pero se vendieron o cesaron su actividad, quedando de esta manera como la única de su rubro.

“Un pionero y visionario de Don Torcuato” afirmó el hijo del fundador, Pablo Ricardo Gobbi. Siendo ya la segunda generación que continua con la actividad.

Recién en la década de 1990 se comenzó a vender agua mineral, dado que la gran demanda percibida por la gente y sumado a la necesidad vital e indispensable, como es el consumo de agua miniral; la empresa tuvo que adaptarse a esa necesidad, ya que las napas se fueron contaminando cada vez más con nitrato y dureza (sarro).

Hoy en día, La Clementina sigue con la misma fuerza con la que Rodolfo Gobbi y su esposa Juana Campagno, emprendían la actividad en aquellos años. Apostando a un producto elaborado con maquinarias de ultima tecnología, personal capacitado, vehículos modernos y una atención al cliente que nos destaca en el mercado.